Nuestraesfera | Espacio Educativo

Conciencia Ambiental – Compromiso Ciudadano – Buenas Prácticas

Contaminación intradomiciliaria: el enemigo interno

por

Temas:

estufa a parafina

A menudo ponemos atención en los índices de contaminación del aire de nuestras ciudades, sin imaginar que el peor enemigo puede estar dentro de casa. ¿Cómo es la contaminación intramuros y qué podemos hacer para reducirla?

En los países en vías de desarrollo, la contaminación de interiores deriva principalmente de las actividades cotidianas tales como cocinar y calentar las habitaciones con carbón o combustibles de biomasa (madera, residuos de cosechas y estiércol), a menudo en estufas con deficientes o nulos conductos de salida del humo. Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, esta última es una práctica habitual en alrededor de dos tercios de la población mundial, sobre todo en las áreas rurales.

Usados de este modo, la biomasa y el carbón liberan una mezcla compleja de sustancias tóxicas, por lo cual las personas que respiran este aire durante algunas horas pueden intoxicarse y hasta morir asfixiados por falta de oxígeno.

La liberación de contaminantes dependerá de factores tales como:

En general, la leña y el carbón producen mayor cantidad de emisiones que el gas, la parafina y el petróleo.

La contaminación de interiores puede provenir también de los materiales de edificación y decoración (tableros, cielos falsos, pinturas, disolventes, barnices y similares) o de actividades que desarrollan las mismas personas (calefacción, cocción, uso de fotocopiadoras, hábito de fumar).

Tipos de contaminación intramuros

Monóxido de carbono

Uno de los gases más peligrosos en interiores es el monóxido de carbono. Es un gas inodoro e incoloro que se produce por la combustión incompleta de combustibles fósiles. La toxicidad del monóxido de carbono se atribuye a que la hemoglobina tiene una preferencia 200 veces superior por el monóxido de carbono antes que por el oxígeno.

Material particulado

En las zonas urbanas existe un material particulado atmosférico compuesto por polvo y minerales de tierra, además del humo y bencenos de combustión tanto de vehículos como de fuentes de emisión fijas, como chimeneas, calderas y procesos industriales. Este material llega al interior de casas y oficinas donde se incrementa con las actividades de aseo y pelos de mascotas, entre otros.

Contaminación biológica

Esta contaminación se produce principalmente entre personas dentro de recintos cerrados, lo cual se incrementa en invierno. Esto es especialmente delicado en lugares donde se manipulan alimentos, ya sea fábricas envasadoras o bien recintos de preparación y consumo tales como restaurantes, hoteles, hospitales, etc. Algunos de estos organismos son esporas, hongos, virus, ácaros, salmonella, estafilococos, etc. Este tipo de contaminación puede afectar a las instalaciones de aire de edificios lo cual se denomina “síndrome de edificio enfermo”. Esta situación se ve incrementada en el caso de edificios denominados “inteligentes”, por cuanto las ventanas selladas para mantener el aire a una determinada temperatura permiten solo una renovación del 20% del aire, aumentando las concentraciones de monóxido de carbono, bacterias, CFC, formaldehídos, hongos (por humedad en los ductos), esporas, salmonellas, estafilococos, etc. Dicha polución comienza a viajar por todo el edificio a través de los ductos de aire acondicionado llegando a distintos ambientes. Esta situación afecta a edificios de oficinas y “malls” o centros comerciales en los cuales circula gran cantidad de personas, muchas de ellas con algún tipo de virus o bacterias infecciosas.

Electrosmog

Con el desarrollo de la electricidad y electrodomésticos, se generó el concepto de un tipo de contaminación denominado electrosmog. Este se genera con el tendido de cables de alta tensión, que cada vez deben transportar mayor potencia eléctrica a las ciudades, así como con la instalación de antenas celulares en lugares habitacionales. A esto debemos agregar la existencia creciente de teléfonos celulares, equipos electrodomésticos, computadores, equipos de oficina e instalaciones defectuosas dentro de las casas y edificios. Todos estos elementos generan campos eléctricos y magnéticos que pueden afectar la salud humana. Al igual que en el caso del smog, la contaminación por electrosmog es mayor al interior de viviendas y oficinas que en el ambiente exterior.

Campos eléctricos

El sistema nervioso de los seres vivos utiliza impulsos eléctricos para transmitir información a través del cuerpo, así como también para accionar músculos tales como el corazón. Los campos eléctricos generados por líneas de alta tensión o electrodomésticos pueden alterar el sistema nervioso y generar enfermedades. Los electrodomésticos, computadores, fotocopiadoras y otros equipos de hogar y oficinas pueden generar campos eléctricos muy superiores a los de líneas de alta tensión. Los campos eléctricos generados por torres de alta tensión no traspasan paredes y los campos generados en el interior de las casas pueden ser reducidos. Para esto se deben hacer mejoras en las instalaciones, redistribuyendo electrodomésticos o bien instalando protectores de radiación.

Campos magnéticos

El transporte de energía eléctrica y el uso de ella en electrodomésticos con transformadores y motores generan un campo magnético. Estos campos se mantienen a pesar de que el flujo eléctrico que lo genere haya dejado de fluir. Además pueden propagarse atravesando paredes y también el cuerpo humano. Por esta razón podemos encontrar campos magnéticos bajo las torres de alta tensión y, sobre todo, al interior de casas, oficinas y departamentos; en la cercanía de hornos de microondas, televisores, computadores, secador de pelo, fotocopiadoras, estufas eléctricas, etc. Existen diversos estudios que demostrarían el efecto de los campos magnéticos en la salud humana. Una de las teorías es que afectarían el funcionamiento de la glándula pineal, la cual, a través de la melatonina, genera un reloj natural llamado ritmo circadiano, que se vería afectado por dichos campos. Se estima que los electrodomésticos usados día a día superan ampliamente el campo magnético generado por la línea de alta tensión.

Radiación por microondas

La frecuencia de funcionamiento de teléfonos celulares, antenas de transmisión de telefonía celular y de los hornos de microondas es de entre 2.000 y 2.500 MHz y su longitud de onda es de aproximadamente 12 cm. La exposición a esta forma de radiación puede generar efectos térmicos que, según estudios realizados, podrían generar alteraciones moleculares y leucemia, especialmente en niños que tienen un mayor ritmo de renovación celular. Los electrodomésticos y celulares usados día a día superan ampliamente la radiación de microondas generado por la antena de telefonía celular.

Fuente: Extractado de www.airevital.cl

 

¿Cómo evitar la contaminación de interiores en el hogar?

Fuente: www.zoominmobiliario.com (6 julio 2012)

Descarga el afiche para difundir estas buenas prácticas.

Tips para reducir la contaminación de interiores

pdf

140 kB

Descargar
Explorar archivo de Fichas temáticas Archivo de Recursos

Señales para decidir el modo de calefaccionar el hogar

En 2010 y 2011 el Observatorio Medio Ambiental Domiciliario, desarrollado por DICTUC (empresa filial de la P. Universidad Católica de Chile), dio a conocer sus estudios relacionados con la contaminación de interiores en Chile, aportando datos que sirven para conocer los modos de calefacción empleados en las principales ciudades del país y las características de ellos.

Conclusiones 2010

Conclusiones 2011